LA POBLACIÓN EN ESPAÑA

LA POBLACIÓN EN ESPAÑA

EVOLUCIÓN Y DISTRIBUCIÓN DE LA POBLACIÓN ESPAÑOLA

El crecimiento natural es la diferencia entre los nacimientos y los fallecimientos, por lo que en su evolución pueden distinguirse una serie de etapas que resultan del balance entre ambos, en el que intervienen diversos factores, a veces modificados por las circunstancias históricas.

a) El período anterior a 1900 presenta tasas de crecimiento bajas (en torno al 5 y 6%), que son efecto de altas tasas de natalidad (inexistencia de sistemas de control y estructura socioeconómica agraria en la que los hijos son una ayuda para trabajar en el campo) y de altas tasas de mortalidad (dieta alimenticia escasa y desequilibrada y alta incidencia de las enfermedades infecciosas por el atraso de la medicina y de la higiene). Además se observan acusadas oscilaciones en el crecimiento debidas a la mortalidad epidémica, como es el caso de la epidemia de cólera de 1885, que dio lugar a una situación de crecimiento negativo.

b) En el período entre 1900 y 1918 los índices se mueven entre el 7 y el 11%, una situación más favorable motivada por el descenso de la mortalidad ordinaria e infantil y el mantenimiento de una natalidad todavía alta, aunque en descenso. Esta situación se interrumpió con la epidemia de gripe de 1918 que llevó la curva del crecimiento natural a valores negativos.

c)Entre 1919 y la Guerra Civil, el crecimiento natural se recuperó y alcanzó valores entre el9 y el 12%. En esta época el descenso de la mortalidad fue mayor que el de la natalidad, gracias a los avances de la medicina y de la higiene, que provocaron un balance más positivo. Este se vio interrumpido por la Guerra Civil, que con su elevación de la mortalidad y déficit de nacimientos, volvió a situar el crecimiento natural en valores negativos.

 

d) En el período entre 1940 y 1975, pueden diferenciarse tres subperíodos.

+En el primero (1940-1955) la curva recuperó casi los valores de la preguerra, pero experimentó fluctuaciones más acusadas por los problemas económicos de la autarquía (escasez, carestía, bloqueo internacional).

+En el segundo subperiodo (1955-1964), se produjo la recuperación de la natalidad (babyboom español) que, unida a unas tasas de mortalidad bastante bajas y estables, dio lugar al crecimiento natural más alto del siglo. Las causas fueron el cambio de política económica (fin de la autarquía y del bloqueo internacional); los progresos de la medicina y de la pediatría, que redujeron la mortalidad femenina en el parto y posparto (nacimientos en clínicas) y disminuyeron la mortalidad infantil; el aumento del nivel de vida (desde los años 60 se superaron la malnutrición y la escasez) y la elevación del nivel educativo y cultural (mejora del cuidado materno de los hijos e intensificación de la prevención)

+Entre 1965 y 1975 el crecimiento natural se desaceleró por el declive paulatino de la natalidad mientras que no se dieron grandes cambios en la mortalidad. Este hecho estuvo relacionado con la consolidación de una sociedad urbana e industrial que exigía reducir el tamaño de las familias.

e)Desde 1975 el índice de crecimiento natural cae en picado debido al acelerado descenso de la natalidad y al incremento de la mortalidad desde 1981 por el envejecimiento demográfico. Las causas del descenso de la natalidad han sido la crisis económica de 1975, el cambio de mentalidad de la sociedad española a partir de la transición a la democracia y la elevación del nivel de vida.
En el futuro es previsible que el crecimiento natural siga disminuyendo, pues no parece muy probable una notoria recuperación de la natalidad mientras que la tasa de mortalidad se elevará por el envejecimiento de la población.
La estructura de la población refleja las características de su composición por sexo, edad y actividades económicas.

1. Estructura por sexo
Es la relación entre el número de hombres y mujeres que componen la población. Se expresa a través de su tasa de masculinidad o sex ratio, que se obtiene multiplicando el número total de hombres por 100 y dividiéndolo por el número total de mujeres.

En España, como es habitual, nacen más varones que mujeres (unos 105 varones por cada 100 mujeres); pero al cabo de unos años, los efectivos de ambos sexos se igualan, para después volver a desequilibrarse a favor de las mujeres, de modo que al final hay más ancianas. Las causas son la superior mortalidad masculina y, en tiempos pasados, la mayor migración de los varones al exterior. La excepción está en algunas zonas rurales, donde la emigración afectó más alas mujeres y quedaron mayor número de hombres en edades adultas y ancianas.

Causas de la sobre mortalidad masculina.

2. La estructura por edad
España tiene una estructura por edades envejecida, dado que el porcentaje de ancianos sobre el conjunto de la población supera el 12%.

-Los jóvenes (0-14 años) han reducido su porcentaje desde principios de siglo, debido al descenso de la natalidad. En 1998 eran un 15 %, encontrándose la mayor proporción en las zonas con natalidad más alta y esperanza de vida más baja de la mitad sur peninsular y de ambos archipiélagos o en zonas rejuvenecidas por la inmigración (Madrid y la Comunidad Valenciana)

-Los adultos (15-64 años) han crecido. En 1998 suponían un 68% y su porcentaje varía poco de unas comunidades a otras.

-Los ancianos (65 y más) han aumentado. El índice de envejecimiento era del 16% en1998, encontrándose la mayor proporción de ancianos en el interior y norte peninsular, zonas con mayor peso de la actividad agraria, que en el pasado se vieron muy afectadas por la emigración y cuentan actualmente con bajas tasas de fecundidad, alta esperanza de vida y un sobre envejecimiento causado por el retorno de antiguos emigrantes.

Las causas del envejecimiento de la población son, por una parte, el descenso de la natalidad, que reduce el número de jóvenes y, por otra, el aumento de la esperanza de vida, que hace que cada vez llegue gente a edades avanzadas.

Como causas del descenso de la natalidad podemos apuntar las siguientes:

-Económicas
-Paro
-Contratos precarios
-Precio vivienda
-Período de formación
-Escasez guarderías

Mentales:
-Influencia religiosa
-Penalización anticonceptivos
-Aborto
-Papel social de las mujeres
-La pareja
-Forma familiar diferente
-Sexismo doméstico

Como causas del aumento de la esperanza de vida
-El desarrollo de la sanidad
-La disminución de las enfermedades infecciosas
-El aumento del nivel de vida
-El aumento del nivel cultural y educativo

Las consecuencias del envejecimiento afectan a:

-La financiación de las pensiones
-El aumento del gasto en salud (hospitalario y farmacéutico)
-El coste de la integración social (asilos, actividades 3ª edad)

ESTRUCTURA POR ACTIVIDADES ECONÓMICAS

La actividad de la población activa se distribuye en tres sectores económicos. El sector primario abarca las actividades orientadas a obtener materias primas (agricultura, ganadería, explotación forestal, pesca y minería). El sector secundario comprende las destinadas a transformar las materias primas (industria y construcción). El sector terciario incluye las actividades que proporcionan servicios (transporte, comercio, turismo, etc.)

El sector primario

El sector primario predominaba a principios del siglo XX, cuando ocupaba el 63% de los activos. Desde entonces se ha ido reduciendo, salvo en momentos determinados.

-En el primer tercio del siglo su descenso estuvo relacionado con la fase inicial del éxodo rural

-Durante la Guerra y la posguerra se recuperó porque, ante las dificultades económicas, de empleo y de alimentación, la gente permaneció en el campo, e incluso se produjeron retornos al mismo. Además, la política franquista de colonización favoreció la permanencia en el campo (extensión del regadío y creación de nuevos núcleos de hábitat rural).

-Entre 1950 y 1075 prosiguió la reducción del sector primario al acelerarse el éxodo rural con la mecanización del campo: los excedentes de mano de obra agraria buscaron trabajo y mejores condiciones de vida en la ciudad.
-Desde 1975 el descenso se desacelera, por la detención del éxodo rural a raíz de la crisis y porque ya se encuentra en niveles bajos.

-En el año 2000 el sector ocupaba el 6,8% de la población activa, cifra todavía alta en comparación con otros países desarrollados del entorno, por lo que es previsible que continúe su descenso, sobre todo a medida que la modernización agraria obligue al abandono de las explotaciones tradicionales poco rentables.

El sector secundario

-A principios de siglo ocupaba a un escaso porcentaje de la población activa española(16%), debido al insuficiente desarrollo industrial

-Durante el primer tercio del siglo XX creció con el impulso dado a la industria y a las obras públicas por la dictadura de Primo de Rivera.

-La Guerra Civil y la posguerra abrieron un paréntesis en ese crecimiento debido a las destrucciones de industrias, al mantenimiento o retorno de la población al campo y a los problemas que la política autárquica acarreó a la industria (escasez de materias primas y fuentes de energía).

-En la década de 1960, superada la anterior situación, se produjo un auge del sector, basado en el impulso de la industria promovido por los planes de desarrollo y en el aumento de la construcción en las ciudades industriales y en las áreas turísticas del litoral mediterráneo e insular.

-Desde 1975 la población activa de este sector disminuyó, porque la crisis económica, que fue sobre todo industrial, produjo un trasvase de población al sector terciario, pues muchos
parados de la industria montaron un comercio o negocio con la indemnización. Además, la industria moderna utiliza nuevas tecnologías que requieren cada vez menos mano de obra y demanda ocupaciones relacionadas con tareas anteriores y posteriores a la producción (gestión, diseño, investigación, comercialización , servicios posventa, etc.), lo que ha dado lugar al fenómeno conocido como “Terciarización de la industria”. En el año 2000 el sector secundario ocupaba a un 31% de la población activa, cifra en consonancia con la de otros países industrializados europeos.

El sector terciario

parte también de porcentajes bajos en 1900 (17,8% de la población activa) y creció a lo largo de todo el siglo, salvo el paréntesis de la Guerra Civil, por las siguientes causas:
-El aumento del nivel económico y del nivel de vida permite un mayor consumo de servicios, que son cada vez más numerosos y especializados

-Los cambios en la industria favorecen la Terciarización (trasvase de población por la crisis, uso de nuevas tecnologías y demanda de servicios a la producción)

-El incremento de los servicios públicos por la creación de la administración autonómica y el desarrollo del Estado del bienestar, que exige el crecimiento de sectores como la sanidad, la educación, etc.

En el año 2000 el sector terciario ocupaba el 63% de la población activa y es previsible que continúe incrementándose, lo mismo que sucede en los países de la Unión Europea.

La distribución espacial por sectores económicos muestra un peso del sector primario superior a la media en el interior peninsular, Galicia y Andalucía; el predominio del sector secundario en el País Vasco y Cataluña, y la Terciarización de Madrid y de las zonas turísticas de la costa mediterránea y de las islas.

LOS DESEQUILIBRIOS DEMOGRÁFICOS EN ESPAÑA

En España existen grandes desproporciones regionales en los diversos indicadores demográficos. La distribución y el crecimiento de la población son muy desiguales en nuestro país, además los movimientos de la población y la estructura marcan aún más esas diferencias regionales.

Desequilibrios en la distribución.

La densidad media de la población española se sitúa en torno a los 75 habitantes por kilómetro cuadrado. Sin embargo, encontramos grandes aglomeraciones con densidades superiores a 300habitantes por kilómetro cuadrado, como Madrid y Barcelona, frente a áreas que aparecen como auténticos “desiertos demográficos”, como las provincias de Soria y Teruel, cuyas densidades se sitúan en torno a los 10 habitantes por kilómetro cuadrado. En general, con la excepción de Madrid, las provincias con densidades superiores a la media son las de la periferia y los archipiélagos, mientras que las provincias interiores presentan densidades inferiores a la media. Este desequilibrio, iniciado en el siglo XVII, se consolida en el XIX, gracias a la mayor agilidad económica de las regiones periféricas, que se constituyen en focos de atracción de población, frente a las zonas interiores, agrarias y atrasadas. En el siglo XX no sólo se mantiene esta desigualdad, sino que tiende a aumentar con los movimientos migratorios campo-ciudad propios de los años 50 y 60.

Desequilibrios en el crecimiento.

Partiendo de la realidad de una natalidad y una mortalidad bajas para todo el territorio español, también en este aspecto se pueden apreciar contrastes regionales, contrastes que tienen su raíz en los movimientos migratorios de los años 50 y 60, cuando es la población más joven la que emigra, provocando alteraciones en los movimientos demográficos posteriores. Por ello, las provincias que en la actualidad presentan una menor natalidad son las más afectadas por ese éxodo rural, y por tanto con una población más envejecida: Galicia, Castilla León y Aragón. También entrarían en este grupo, pero por razones bien distintas, las provincias de la cornisa cantábrica (Asturias, Cantabria, País Vasco): aquí, la causa sería la dureza en la zona de la crisis económica posterior a 1975.
Por el contrario, las zonas con mayor tasa de natalidad son las que recibieron la emigración rural(Cataluña, Madrid, Valencia, Navarra), o las tradicionalmente natalistas, como Andalucía o Murcia. La mortalidad, obviamente, se comporta en el sentido completamente opuesto a la natalidad. Las zonas citadas como menos natalistas son también las que presentan una mortalidad mayor, precisamente por el envejecimiento de su población.

Desequilibrios en los movimientos poblacionales.

Con lo dicho hasta ahora, hemos podido comprobar como afectan las corrientes migratorias a la población. En buena medida, de hecho, son las responsables de buena parte de los actuales desequilibrios territoriales. Sin embargo, las tendencias migratorias tradicionales en España(movimiento desde las zonas interiores agrarias hacia la periferia industrial o hacia Madrid) han sufrido transformaciones en los últimos años. La crisis económica y la posterior reconversión industrial de los años 70 y 80 frena la tendencia interior-periferia, e incluso convierte a zonas tradicionalmente emisoras de población en áreas receptoras, por los movimientos de retorno.

Asimismo, el estado de las autonomías ha tendido a equilibrar los potenciales económicos de todas las regiones, por lo que los éxodos masivos son menos necesarios.

En la actualidad, las grandes zonas receptoras de población son los archipiélagos y el Levante, gracias a la actividad económica derivada del turismo.

Desequilibrios en las estructuras.

De lo expuesto se puede deducir que la estructura por edad varía de unas regiones a otras, presentando los mayores porcentajes de población joven las regiones receptoras de emigrantes, siendo las zonas emisoras las más envejecidas.

Igualmente, las zonas receptoras de emigrantes son las más activas económicamente hablando, aunque también las que registran mayores índices de paro, por no poder absorber toda la mano de obra disponibles.

LAS MIGRACIONES EXTERIORES ESPAÑOLAS.

Son los movimientos de población fuera de las fronteras del propio país. Desde mediados del siglo XIX hasta la crisis económica de 1975, España fue un país de emigrantes, cuyo destino tradicional se encontraba en ultramar y en Europa occidental. A partir de entonces se paralizan las migraciones exteriores y España se convierte en país de inmigración.

LA EMIGRACIÓN TRANSOCEÁNICA

La emigración transoceánica o a ultramar se dirigió principalmente a América Latina y, en menor medida, a los Estados Unidos, Canadá y Australia. En ella pueden distinguirse dos etapas de auge y dos de crisis.

a)La primera etapa de auge comprende desde mediados del siglo XIX hasta la Primera Guerra Mundial (1914). Al principio de este período, la emigración hacia América, iniciada en el siglo XVI con la conquista, se había reducido bastante, debido a la política populacionista de los Borbones en el siglo XVIII, que puso trabas a la emigración; ya la independencia de las antiguas colonias a principios del siglo XIX. Pero desde 1853, la situación cambió: España eliminó obstáculos a la emigración y los países latinoamericanos iniciaron una política de atracción de inmigrantes para aumentar su población y explotar sus recursos económicos. En esta etapa, la mayoría de los emigrantes era de procedencia atlántica (gallegos, asturianos y canarios) y su destino principal se encontraba en Argentina (actividades agrarias de la pampa), Cuba(agricultura) y Brasil (plantaciones de café).

Fue una emigración causada por la estructura agraria en los lugares de origen (áreas atrasadas, minifundistas y con alto densidad de población), que impedía trabajar y obtener ingresos suficientes a los hijos, que solo encontraban salida en la emigración. El perfil característico de este emigrante era varón, dedicado a la agricultura y de bajo nivel de cualificación.

b)La emigración transoceánica decayó entre las dos guerras mundiales (1914-1945 ).Las causas fueron las siguientes:

–La inseguridad creada por la Primera Guerra Mundial. Tras ella la emigración se reanudó durante los años veinte, aunque sin recuperar los niveles anteriores

–La crisis económica de 1929 afectó a los países sudamericanos, llevándolos a establecer cuotas anuales de inmigrantes.

–La Guerra Civil española y la posguerra (1936-1949) trajeron consigo escasez de transporte y dificultades para salir al exterior, motivadas por el bloqueo internacional a España y por la política populacionista fomentada por el franquismo como base para la reconstrucción nacional.

c)Entre 1945-1960 la corriente ultramarina se recuperó (segunda etapa de auge), aunque sin alcanzar las cifras de principios de siglo. Fueron decisivos en este sentido la autorización para salir libremente de España a partir de 1946; el levantamiento del aislamiento internacional por parte de la ONU en 1949; y el cambio de actitud de los Estados Unidos respecto al régimen de Franco. En cuanto a la procedencia de los emigrantes, Galicia continuaba siendo la región principal, seguida de Canarias; en cambio, la emigración asturiana decayó porque la siderurgia ofrecía puestos de trabajo en la región. El destino prioritario fue ahora Venezuela (cuyo petróleo creaba numerosos puestos de trabajo), seguida de Argentina y Brasil. El perfil del emigrante cambió, puesto que los países sudamericanos superada la crisis de los años treinta y con los beneficios acumulados por las ventas a los beligerantes durante la Segunda Guerra Mundial, deseaban nuevos inmigrantes, no ya para aumentar su población, sino para desarrollar su economía, por lo que exigían mayor cualificación (agricultores preparados, obreros y técnicos industriales), hecho que motivó la reducción de esta corriente migratoria.

d)Desde 1960 la emigración ultramarina descendió
al entrar en competencia con la emigración a Europa (segunda etapa de crisis). Actualmente se mantiene en cifras muy bajas y predominan los retornos.

LA EMIGRACIÓN CONTINENTAL A EUROPA

La emigración permanente a Europa (con contrato de un año o más de duración) tuvo tres etapas bien diferenciadas.

a) Hasta mediados del siglo XX se dirigió principalmente a Francia.
Estaba integrada por agricultores tradicionales, obreros de la construcción y mujeres de servicio doméstico, que procedían principalmente del campo levantino, y más tarde, por refugiados políticos de la Guerra Civil. La Segunda Guerra Mundial, puso fin a esta etapa.

b) El período comprendido entre 1950 y 1973
fue el de mayor auge de la emigración a Europa.
Por parte europea, la rápida reconstrucción económica tras la Segunda Guerra Mundial, favoreció una amplia oferta de empleo que no podía cubrirse con los trabajadores propios, escasos por el débil crecimiento de la población europea durante los años treinta y cuarenta, y por las muertes en la guerra.

– Por parte española, la emigración se vio estimulada por el fuerte crecimiento demográfico; el excedente de población agraria a causa de la mecanización del campo; la insuficiencia de la industrialización para absorberla; el aumento del paro causado por el Plan de Estabilización; y la desaparición de las ventajas anteriores para la emigración ultramarina. Los emigrantes procedían de todas las regiones, aunque las más afectadas fueron Andalucía y Galicia, y se dirigieron principalmente a Francia, Alemania y Suiza. El perfil de estos emigrantes era el de varones poco cualificados (agricultores, peones de la construcción y de la industria), que desempeñaron los trabajos más duros, peligrosos y peor pagados, rechazados por los trabajadores autóctonos(peones industriales, mineros, construcción, servicio doméstico).

Entre 1964 y 1968 descendió la emigración a Europa, coincidiendo con el inicio del primer Plan de Desarrollo Español, que aumentó la oferta de puestos de trabajo en España, y con la crisis económica europea de 1965 a 1968, que incrementó los retornos. Desde entonces, y hasta 1973, la corriente migratoria se recuperó gracias a la salida europea de la crisis.

c) A partir de 1973, al emigración permanente a Europa decayó.
La crisis energética provocó paro en los países de Europa occidental e hizo disminuir la contratación de mano de obra, de modo que muchos emigrantes regresaron. Desde entonces la emigración española a Europa se mantiene en cifras bajas. Actualmente es sobre todo, una emigración de temporada (hasta tres meses) y temporal (entre tres meses y un año), integrada, generalmente por varones andaluces y gallegos, que se dirigen a Francia y Suiza para trabajar en tareas agrarias, en la industria o en la construcción.

CONSECUENCIAS DE LAS MIGRACIONES EXTERIORES

Las migraciones exteriores han tenido importantes consecuencias demográficas, económicas y sociales.

a) Las consecuencias demográficas se manifestaron en la disminución de los efectivos de población y en su distribución (la distinta participación de las regiones en las corrientes migratorias ha contribuido a los desequilibrios actuales en el reparto espacial de la población).

b) Las consecuencias económicas fueron, por una parte, positivas, pues aliviaron el fuerte crecimiento natural y el paro; además, las divisas enviadas por los emigrantes contribuyeron a financiar el desarrollo económico español y a reducir el déficit comercial. Pero también hubo consecuencias negativas, porque muchos ahorros no se invirtieron en bienes productivos, o no favorecieron a las áreas de partida de los emigrantes, ya que algunos regresaron a zonas distintas, donde esperaban encontrar trabajo más fácilmente o invertir en un pequeño negocio (las grandes ciudades industriales o turísticas).
c) Las consecuencias sociales fueron el desarraigo, (al incorporarse a sociedades cuya lengua y costumbres desconocían); las penosas condiciones de vida (alejados de la familia, en viviendas de poca calidad); y de trabajo (salarios frecuentemente más bajos que los de los trabajadores autóctonos). Además, los emigrantes fueron los primeros afectados por los despidos causados por las crisis y, en general, regresaron sin haber mejorado su cualificación profesional. El retorno a España creó nuevos problemas, como encontrar trabajo, conseguir vivienda, y readaptarse a las condiciones de vida del país.

España ha dejado de ser un país de emigración. Las principales razones han sido la mayor formación de la mano de obra, que aspira a mejores empleos; el aumento del nivel de vida, que hace de la familia un seguro de desempleo para los jóvenes, y la competencia en los lugares de destino de los inmigrantes procedentes de países menos desarrollados en los trabajos peor remunerados y de los trabajadores nacionales en los mejor pagados.

Las migraciones interiores son movimientos de población dentro de las fronteras del país. Podemos diferenciar dos tipos: tradicionales y actuales.

LAS MIGRACIONES INTERIORES TRADICIONALES.

Se desarrollaron entre el último tercio del siglo XIX y la crisis económica de 1975. Estuvieron protagonizadas por campesinos, que se dirigieron, por motivos laborales, a otras áreas agrarias y, sobre todo, a las grandes ciudades industrializadas.

Cabe distinguir dos tipos de migraciones interiores tradicionales: las migraciones estacionales y temporales, y el éxodo rural.

a) Las migraciones estacionales y temporales tuvieron su auge entre el último tercio del siglo XIX y la década de 1960, y afectaron a la población campesina. Podían ser desplazamientos estacionales a otras áreas rurales para realizar albores agrarias (siega vendimia, recolección de aceitunas) en una época en la que el campo estaba poco mecanizado, o bien desplazamientos temporales a la ciudad en las épocas del año en las que el campo no daba tanto trabajo, para realizar tareas no agrarias (por ejemplo en la construcción).

b) El éxodo rural tuvo lugar entre 1900 y 1975. Es una migración entre áreas rurales y urbanas con carácter definitivo o larga duración. Los emigrantes procedían de zonas atrasadas de Galicia, el interior peninsular y Andalucía oriental, donde predominaban las actividades primarias y el crecimiento vegetativo era alto. Se dirigieron, en primer lugar, a las zonas industriales de Cataluña, el País Vasco y Madrid, y más tarde también a las zonas turísticas de levante, Baleares y Canarias, buscando trabajo, ingresos más altos, mejor nivel sanitario, cultural y de ocio, y mayor libertad. Dentro del éxodo rural pueden distinguirse cuatro etapas:

+En el primer tercio del siglo XX estuvo motivado por el exceso de brazos en el campo, debido a la crisis de la filoxera en las zonas vitivinícolas y a l inicio de la mecanización del trabajo agrícola en las zonas cerealísticas. El éxodo se vio favorecido por la oferta de puestos de trabajo en las zonas industriales y por el auge de las obras públicas en la dictadura de Primo de Rivera.

+Durante la Guerra Civil y la posguerra, el éxodo rural se estancó. Las ciudades sufrieron graves problemas de abastecimiento; la oferta de trabajo en la industria se redujo debido a las destrucciones de la guerra y a su difícil reconstrucción en el contexto autárquico de la posguerra; y el franquismo fomentó la permanencia de la población rural en el campo.

+Entre los años 1950 y 1975, el éxodo rural alcanzó su mayor volumen. Las causas fueron el crecimiento demográfico; la crisis de la agricultura tradicional por la mecanización; el auge industrial impulsado por los planes de desarrollo, que generó puestos de trabajo en las ciudades industriales; y el boom del turismo en el litoral mediterráneo e insular que creó también una oferta laboral en los servicios turísticos y en la construcción. Así las zonas inmigratorias formaron dos ejes: el del Mediterráneo (desde Girona a Alicante, y Baleares) y el del Ebro (desde Tarragona al País Vasco a través de Zaragoza y de Navarra). A ellos se unía Madrid, en el centro de la Península.
+Desde 1975 , el éxodo rural decayó. A partir de la crisis industrial, las áreas tradicionalmente emigratorias redujeron sus salidas a las áreas industriales afectadas, e incluso se convirtieron en inmigratorias por los retornos. Al principio volvían, sobre todo, personas jubiladas, Más tarde estos retornos afectaron a todos los sectores de población, ya que el campo constituía un medio más barato en el que subsistir con el seguro de desempleo. Por su parte, las áreas tradicionalmente inmigratorias, sometidas a duros procesos de reconversión industrial, dejaron de recibir inmigración o incluso se volvieron emigratorias (Madrid, País Vasco, Cataluña). Además, el desarrollo de las competencias autonómicas ha generado cierto empleo en la propia región en relación con las necesidades de la administración autonómica y con políticas de desarrollo regional, que estimulan la creación de centros locales de actividad aprovechando los recursos endógenos.
Actualmente, los mayores saldos migratorios corresponden a Baleares, Canarias y regiones del litoral mediterráneo, gracias al turismo, a la agricultura de exportación y a la pequeña industria, que soporta mejor la crisis. No obstante, es posible que se produzca un nuevo éxodo rural, aunque de menor amplitud, como respuesta a la modernización del sector agrario.

LAS MIGRACIONES INTERIORES ACTUALES

Desde la crisis de 1975 se inició un nuevo sistema migratorio de características muy distintas.

La procedencia de los emigrantes ya no es mayoritariamente rural, sino que provienen de municipios urbanos, sobre todo de los de mayor tamaño. El destino también ha experimentado cambios:

+Las migraciones entre comunidades autónomas se han ralentizado, aunque no se han alterado sustancialmente sus direcciones, que continúan teniendo como destino prioritario el arco mediterráneo y el valle del Ebro.

+Se han intensificado las migraciones dentro de la propia provincia o comunidad autónoma, entre las áreas con escaso desarrollo y los centro s locales de actividad económica.

+A nivel municipal, los municipios urbanos de mayor tamaño, especialmente las grandes ciudades industrializadas, han perdido capacidad de atracción a favor de los medianos o pequeños.

Las causas de las migraciones y el perfil de los emigrantes son diversos, por lo que ha dado lugar a distintas corrientes migratorias que se entrecruzan en el espacio:

a) Las migraciones residenciales responden exclusivamente a motivaciones residenciales .Son principalmente intraurbanas, entre la ciudad central y sus diversas coronas periféricas. Afectan sobre todo a parejas recientes y jóvenes que buscan viviendas más baratas o mejor calidad medioambiental.

b) Las migraciones laborales responden a motivaciones de trabajo y están protagonizadas por adultos jóvenes. En unos casos se trata de trabajadores poco cualificados que se dirigen desde las áreas rurales menos desarrollas (aunque en un volumen mucho menor que en épocas pasadas) o desde las ciudades industrializadas en declive, a los centros de mayor dinamismo económico de la propia provincia o comunidad autónoma, o del país. En otros casos, se trata de trabajadores cualificados del sector servicios (técnicos, personal administrativo) que proceden de núcleos urbanos y se trasladan a los grandes centros de actividad terciaria.

c) Las migraciones de retorno rural suponen el regreso de población a municipios rurales. En su mayor parte están protagonizadas por antiguos emigrantes que a partir de la década de1980 alcanzan la jubilación, así como por trabajadores afectados por las jubilaciones anticipadas motivadas por la crisis, que deciden volver a su lugar de origen. Además, existe una corriente neorrural minoritaria, que afecta a personas que abandonan la vida urbana y se trasladan a zonas rurales, donde son solo cambian de residencia, sino también de modo de vida y de trabajo (por ejemplo parejas jóvenes o con hijos pequeños que se trasladan a pueblos deshabitados o parcialmente abandonados).

d) Los movimientos habituales de población son desplazamientos periódicos por motivos de trabajo y de ocio.

–El trabajo ocasiona movimientos pendulares entre el lugar de residencia y el de trabajo. El más frecuente tiene lugar entre la periferia y el centro de las ciudades como resultado del proceso de suburbanización o traslado de la residencia a las afueras de la ciudad o a espacios rurales cercanos.

–Las actividades de ocio provocan movimientos de fin de semana y turismo relacionados con la mejora general del nivel de vida.

CONSECUENCIAS DE LAS MIGRACIONES INTERIORES

Las migraciones interiores tradicionales ya actuales han tenido importantes consecuencias:

+) Las migraciones interiores tradicionales, especialmente el éxodo rural, han tenido las siguientes repercusiones:

a)En el plano demográfico, son las responsables de los desequilibrios en la distribución de la población: vaciamiento del interior y grandes densidades en la periferia. También han influido en la estructura por sexo y por edad: elevan el índice de masculinidad de algunas áreas emigratorias (especialmente las montañosas), dificultando la formación de nuevas familias; y causan el envejecimiento de la población que queda en el campo y el rejuvenecimiento de la población urbana, ya que los que suelen emigrar son jóvenes.

b) En el plano económico, en las áreas rurales, en un primer momento, las migraciones permitieron aumentar los recursos de la población; pero, con el tiempo, se generó una deseconomía de subpoblación, pues al marchar la gente más joven y capacitada, descendió la productividad y el rendimiento. En las ciudades, la inmigración masiva provocó deseconomías de congestión por problemas de suelo, vivienda, circulación y puestos escolares.

c) En el plano social se produjeron problemas de asimilación, al pasar los emigrantes de una comunidad rural de valores tradicionales, a una gran sociedad urbana y competitiva. La integración no se produce en general hasta la generación siguiente.

d) En el aspecto medioambiental, en las zonas de `procedencia de los emigrantes, quedaron abandonados y se deterioraron ecosistemas tradicionales, sobre todo ecosistemas de montaña. En las grandes ciudades, el crecimiento acelerado debido a la inmigración creó problemas de contaminación atmosférica, ruido, etc.

+)Las migraciones interiores actuales también presentan destacadas consecuencias.

Las migraciones residenciales causan el sobre envejecimiento de las áreas urbanas centrales emisoras; elevados incrementos de población en las periferias receptoras, que exigen dotaciones de equipamientos y servicios; y cambios en la composición social autóctona de los municipios pequeños.

Las migraciones laborales acrecientan los desequilibrios demográficos y económicos en el interior de las provincias y comunidades autónomas.

Las migraciones de retorno rural provocan en las zonas rurales receptoras un sobre envejecimiento de la población por el retorno de jubilados y la creación de negocios o de actividades nuevas por parte de los prejubilados, que pueden colaborar a la retención de parte de los emigrantes potenciales de estas zonas. Por su parte, la instalación de parejas jóvenes neorrurales con hijos en pueblos casi deshabitados puede tener una incidencia positiva en ellos(mantenimiento de escuelas, de actividades tradicionales, etc.)

Los movimientos pendulares relacionados con el trabajo ocasionan problemas de circulación en los accesos a las grandes ciudades en las horas punta; y los relacionados con el ocio, un incremento de los ingresos en las zonas receptoras.

LA INMIGRACIÓN EXTRANJERA EN ESPAÑA EN LA ACTUALIDAD

Desde la década de 1980, España está recibiendo un volumen importante de inmigrantes, que actualmente supera el millón de personas.

De acuerdo con su situación, pueden clasificarse en tres grupos: los
Nacionalizados tras varios años de permanencia en el país, que pasan a ser españoles de pleno derecho; los inmigrantes legales, que obtienen permiso de residencia y mantienen su nacionalidad de origen; y los
ilegales, más difíciles de contabilizar, cuyo número es similar a los legales.

Los inmigrantes proceden mayoritariamente de Europa (sobre todo de los países de la Unión Europea y del este del continente); de África (marroquíes y subsaharianos); de Iberoamérica(ecuatorianos, dominicanos, colombianos, argentinos…); y de Asia (chinos y filipinos). Su destino principal son las comunidades de Cataluña, Madrid, Andalucía, Comunidad Valenciana y Canarias.

Las causas de la inmigración y el perfil de los inmigrantes son diversos:

Los inmigrantes comunitarios son, generalmente, jubilados, que aprecian las buenas condiciones climáticas del litoral mediterráneo peninsular o insular; o adultos atraídos por las posibilidades de trabajo o de negocio.

Los inmigrantes extracomunitarios se trasladan a España por motivaciones económicas(alto crecimiento de la población y carencia de recursos y de trabajo en sus países de origen) o políticas (persecuciones, falta de derechos civiles). Son predominantemente jóvenes, que realizan trabajos de baja cualificación en la construcción, minería, agricultura, pesca y servicio doméstico.

La Ley de Extranjería regula todos los aspectos de la inmigración; entrada en el país (para la que existen cuotas); modalidades de presencia en España (estancia o residencia); derechos y libertades; condiciones de trabajo; y procedimiento de expulsión. Esta Ley ha sido modificada en1999 en un sentido restrictivo par ala inmigración ilegal.

Las consecuencias de la inmigración se aprecian en diferentes aspectos:

a) Consecuencias demográficas: los inmigrantes tienen una estructura demográfica más joven debido a que controlan menos la fecundidad. Este hecho puede contribuir a ralentizar el descenso de la natalidad española.

b) Consecuencias económicas:

Algunos trabajadores españoles consideran a los inmigrantes competidores en el mercado de trabajo y asocian inmigración y desempleo. Sin embargo se trata de una falta de percepción, puesto que los inmigrantes suelen desempeñar tareas más duras y peor remuneradas, no deseadas por los trabajadores nacionales.

Por otra parte, el acusado envejecimiento demográfico español se traducirá en el futuro en una disminución de la población activa, con las consiguientes dificultades para pagar las pensiones y mantener el actual nivel de bienestar. Un reciente informe de la ONU estima que en los próximos cincuenta años sería necesaria la llegada de 12 millones de inmigrantes para mantener el actual nivel de vida.

c) Consecuencias sociales: la inmigración está generando algunos problemas sociales:

Su aumento ha hecho crecer la idea de “invasión” o de exceso de inmigrantes y el temor ala reducción de la identidad nacional. Estos temores están en la base de muchas actitudes xenófobas o racistas, que alientan opiniones favorables a la devolución a sus países de origen o ala restricción de sus derechos para evitar un “efecto llamada” que acentúe la inmigración clandestina.

Muchos inmigrantes, especialmente los ilegales, padecen duras condiciones laborales(salarios bajos, largas jornadas de trabajo, ausencia de seguros) y de vida (en barios marginales y viviendas de mala calidad). En parte por ello se les responsabiliza de forma injusta y abusiva de diversos delitos sociales (tráfico de drogas, crimen organizado) y de formas de vida poco edificantes (prostitución, mendicidad).

Las diferencias culturales, lingüísticas y religiosas hacen difícil su integración y pueden suscitar tensiones con la población autóctona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s