Tema 1. La Prehistoria y la Edad Antigua en la Península Ibérica

TEMA 1 Prehistoria y pueblos colonizadores (Aquí en PDF)

1.1 El proceso de hominización en la Península Ibérica: nuevos hallazgos.     Atapuerca

La hominización es el proceso evolutivo de la especie humana desde el punto de vista biológico (homo heidelbergensis, neanderthal, sapiens), pero también desde el punto de vista cultural, es decir de las armas y de la técnica que emplearon y que constituían su cultura (achelense, musteriense, etc.). Se inició en África hace cinco millones de años.

1.1.1. Fases del proceso de hominización en la Península Ibérica

 Los restos humanos más antiguos (hasta los encuentros del 2007) en la Península Ibérica se remontan a 1.200.000 años, y se encontraron en 2007 en la Sima de los Elefantes, en la sierra de Atapuerca. Es una especie por definir con parecidos al Homo Habilis y al Homo Erectus. En 2015 el Instituto de Paleoecología Humana y Evolución Social de Cataluña, demuestra que los yacimientos paleontológicos de Orce (Granada) irían desde una cronología de 1.800.000 hasta 1.200.000 millones de años y por tanto más antiguos que los de Atapuerca.

En el proceso de hominización vamos a distinguir los siguientes pasos.

  • Homo Antecessor: hace 800.000 años en el Paleolítico Inferior. Desciende del homo ergaster que emigró desde África a Europa y era capaz de fabricar instrumentos simples como cantos rodados trabajados, es lo que se conoce como pebble culture y al parecer practicaba el canibalismo. Es nuestro antepasado remoto. Sus restos se han encontrado en la Gran Dolina de Atapuerca.

Se alimentaban de la recolección, el carroñeo, la caza y la pesca. Practicaban un cierto nomadismo, siguiendo, quizá, las migraciones estacionales de las manadas de animales. Sistema de trampas y pozos para cazar. Los utensilios que se han encontrado en los yacimientos son de sílex y su forma es: bifaces, cantos golpeados y poco más.

En este período se inició la tecnología de las piedras talladas, con la que se fabricaron utensilios de diferentes tipos: lascas, obtenidas mediante el golpeado  sobre el borde plano de un guijarro (piedra pequeña y redonda); choppers, que se obtenían haciendo  saltar dos o tres lascas de un guijarro percutido por una sola cara, y  bifaces, guijarros golpeados por las dos caras.

 

  • Homo Heidelbergensis: es posterior. Sus restos son de hace 300.000 años, es decir, seguimos en el  Paleolítico Inferior. Desciende del homo antecessor  evolucionando a partir de éste y se extendió por toda  Practicaba una industria lítica, trabajo en piedra, de bifaces, raederas etc… A la fabricación de bifaces se conoce como la cultura Achelense y es posible que empezara a enterrar a sus muertos.  Hay una Sima de los Huesos en Atapuerca donde se han encontrado los restos. También practicaba caza mayor (cazaderos de elefantes de Torralba y Ambrona en Soria). Seguramente no era nuestro antepasado pero si el del Homo Neardentalensis.
  • Homo Neandertalensis: vivió entre el 90.000 y los 35.000 años. A ese periodo de la Prehistoria le conocemos como Paleolítico Medio. Desciende del homo heidelbergensis evolucionando a partir de éste en Europa y Asia Occidental. Practicaba una industria de lascas, restos o esquirlas de guijarro al golpearlo, muy evolucionada con pequeñas armas en piedra como cuchillos, raederas et… La cultura que crearon fue la Cultura Musteriense. Es seguro que enterraba a sus muertos. Era robusto y adaptado al clima frío de las glaciaciones y su capacidad craneana era similar a la nuestra. No era nuestro antepasado pues se extinguió hace 35.000 años.

La presencia del Neandertal en la Península fue abundante (yacimientos hallados en Gibraltar, en Asturias), en el lago  de bañolas (Girona) o en la Cova Negra (Valencia).

  • Homo Sapiens Sapiens: llego a la península alrededor del 40.000 hasta el 8.000 a. de Jc. Fue el protagonista de las culturas del Paleolítico Superior. Se estableció en la península a partir de la evolución de una especie africana que emigra a Europa hace unos 40.000 años desplazando al Homo de Neanderthal, aunque por un tiempo convivió con él. Su industria lítica evolucionó creando culturas cada vez más perfeccionadas y que se reflejan en el trabajo de la piedra y en la aparición del arte… Sobresale la Magdaleniense, en ella se desarrolla una compleja insdustria ósea y de microlitos, utensilios con gran especialización para despedazar animales, preparar las pieles etc…. También es el responsable de la realización del Arte Franco-Cantábrico, pinturas en las cuevas como las de Altamira, conocidas como arte rupestre. Es nuestro antepasado directo.

1.1.2. APORTACIONES DE ATAPUERCA AL PROCESO DE HOMINIZACIÓN:

Los restos humanos más antiguos en la Península Ibérica se remontan a 1.200.000 años, y se encontraron en 2007 en la Sima de los Elefantes, en Atapuerca.  También se han encontrado en Atapuerca restos del Homo Antecesor, fechados hace 800.000 años en la Gran Dolina. Hasta 2007 eran considerados los más antiguos.  Asimismo, se ha demostrado que el Neardenthal proviene de un proceso evolutivo que parte del Heidelbergensis en la misma Europa y que no proviene del Homo Erectus. Atapuerca también ha demostrado el carácter avanzado del Heidelbergensis que ya enterraba a sus muertos hace 300.000 años.

Atapuerca  (Burgos)  ha  aportado  grandes  novedades al proceso de hominización. Atapuerca es un macizo kárstico, a 15Km de Burgos, formado por la sedimentación de restos fósiles, pólenes, etc… A finales del XIX,  la  construcción del  ferrocarril  minero  dejó  al  descubierto  los  fósiles. Yacimientos excavados: Gran Dolina,  Sima del Elefante y Sima de los Huesos. Los aportes más claros son:

  • El Homo Antecessor (predecesor): Desde 1994 en la Gran Dolina de Atapuerca se han encontrado más de 260 fósiles del Homo Antecessor. Son los más antiguos hallados en Europa hasta 2007. EI fósil  más característico es el llamado “niño de la Gran Dolina”, cuyo rostro tenía los arcos superciliares y pómulos muy marcados y una abertura nasal adelantada. Este homo tenía las etapas biológicas (niño, adolescente, juventud y fase adulta) definidos. Trabajaban la piedra y practicaban el
  • El Homo Heidelbergensis: En la Sima de los Huesos, se encontraron los restos de 33 individuos Heidelbergensis, de ambos sexos y diferentes edades, el mayor conjunto de fósiles de homínidos del m Su antigüedad es de unos 300.000 años. No han aparecido restos de utensilios y no se sabe cuál fue la causa de tal acumulación: enfermedad, catástrofe natural o un rito funerario. Sus características físicas eran: grandes, corpulentos, frente huidiza, mandíbulas sin mentón pero muy poderosas.

1.1.3. Modo de vida durante el Paleolítico: Las sociedades paleolíticas vivían de la caza, el carroñeo, la recolección de frutos, de moluscos y de la pesca. Se trataba de una economía depredadora.

Estas actividades les obligaron a un constante nomadismo en Europa y en la península. Sometidos frecuentemente a un clima glaciar muy similar al de la Tundra, zona polar, aunque en otros períodos disfrutaron de un clima algo más templado, se veían obligados a seguir a los animales. Su estrategia económica era la caza y la recolección y vivían en pequeños grupos habitando cuevas y pequeños campamentos nómadas.

Los procesos tecnológicos nos permiten establecer las etapas del Paleolítico:

  • El Paleolítico Inferior. Desde 1.200.000 a 200.0000. Las herramientas eran de piedra trabajada toscamente. En este periodo surgió la cultura achelense con la elaboración de bifaces.
  • El Paleolítico Medio. Desde el 200.0000 al 35.000 a.c. La talla de la piedra mejoró y apareció la especialización instrumental: raederas, cuchillos etc…Se desarrollo la cultura Musteriense. Se asentaron en la boca de las cuevas, buscando abrigo a los rigores climáticos..
  • El Paleolítico Superior. Del 35.000 al 10.000 Aparecen nuevos materiales como Huesos, astas de animales, conchas marinas etc…. Se desarrollaron varias culturas: Auriñaciense, Solutrense y la más importante La Magdaleniense.
  • Solamente a partir del Paleolítico Medio habitaron en cuevas y aprendieron a dominar el fuego.

1.1.3. Las Primeras Manifestaciones Artísticas.

Las producciones artísticas del Paleolítico son de dos clases:

  • Arte mobiliar. Relieves en hueso, esculturas de marfil, estatuillas femeninas.
  • Arte Parietal. Pinturas al fresco en las paredes de las cuevas. Estos pintores aprovechaban las oquedades de las cuevas o las grandes piedras para la realización de las pinturas, dando impresión volumétrica. Son pinturas muy naturalistas, representan animales aislados y en reposo. No aparece la figura humana, hay policromía en la representación de animales. La pintura respondía a ritos mágico-religioso para hacer propicia la caza. Para la coloración, fundamentalmente en rojo y negro, utilizaban carbón, óxidos y manganeso, aplicados directamente o diluidos en grasa o agua. La zona más importante se encuentra en el área cantábrica en las cuevas de Altamira, El Castillo y Tito Bustillo.

1.2. EL PASO AL SEDENTARISMO Y LA EDAD DE LOS METALES.

 

1.2.1 EL MESOLÍTICO. Conocemos este periodo como el intermedio entre El Paleolítico y  El Neolítico en que cambió el clima volviéndose más seco y cálido después de un periodo intenso de lluvias y la caza fue desapareciendo, sobre todo los animales herbívoros de clima frío. Supuso un cambio en la alimentación y en el utillaje. Este cambio climático dio comienzo al Mesolítico, que se caracterizó por la pervivencia de la economía depredadora del Paleolítico, pero en un escenario de creciente presión demográfica. Tuvo comienzo hacia el 9.000 y hasta el 5.000 aproximadamente a.c. cuando acabó la glaciación de Würm. Estas transformaciones climáticas del Mesolítico dieron paso al NEOLÍTICO.

1.2.2. El NEOLÍTICO. La situación descrita obligó a pasar de una economía depredadora a una productora, basada en la agricultura y la domesticación de animales, surgiendo así la Revolución Neolítica. Los seres humanos producen su propio alimento y pueden controlar el abastecimiento de sus propios alimentos. Aprendieron a cultivar plantas y a domesticar animales. Pasaron de ser depredadores de la naturaleza a ser productores y aparecieron poblados estables. La agricultura mantiene poblaciones más densas y en crecimiento, pero requiere más esfuerzo y tiempo de trabajo que la caza-recolección. La agricultura convirtió al hombre en sedentario. Surge la división del trabajo, jefes, sacerdotes, guerreros, agricultores, pastores, y las diferencias de riqueza y poder.

Otros avances técnicos fueron: el pulimento de la piedra, útiles más duraderos, la cerámica, el tejido, la rueda, la navegación, el comercio. La economía es más estable y consiguen excedentes para el intercambio de productos.

En la P. Ibérica el Neolítico se desarrollo aproximadamente entre el 5.000 y el 3.000 pero no empezó en todos los lugares al mismo tiempo. El levante y el sur fueron los núcleos iniciales por la mayor presión demográfica, en el resto el paso al Neolítico fue más tardío y predominó la ganadería.  El principal centro de las nuevas  formas de vida neolítica fue La Cultura de Almería y entre ellas destaca La cultura de El Garcel que es una de las más representativas del Neolítico hispano en la zona de Almería y la cultura de la cerámica cardial, realizada con conchas de molusco también es representativa de la zona del Mediterráneo durante el V milenio.           

1.2.3. LA EDAD DE LOS METALES.

  • La Edad del Cobre.

A partir aproximadamente del año 3.000 a.c. la península ibérica y las Baleares conocieron importantes cambios que tienen que ver con el comienzo de la utilización de los metales. El primero conocido fue el cobre. A esta edad del cobre la conocemos también como Calcolítico. La agricultura avanzaba y comenzaban los núcleos preurbanos. Uno de los poblados más importante de la Edad del Cobre peninsular fue el de Los Millares en Almería que expresa una forma de vida sedentaria. Los metales determinaron los cambios de producción y los cambios de economías, al permitir una mayor diversificación de tareas y de grupos sociales.

Al mismo tiempo se difundió la práctica de los enterramientos colectivos. Debido a esta práctica surgieron los monumentos megalíticos que se extendieron por la península y Baleares. Los más importantes fueron los dólmenes y los menhires. Algunos dólmenes están precedidos por un corredor de entrada como el dolmen de la Cueva de La Menga en Antequera. En tiempo del calcolítico alcanzó mucha importancia el vaso campaniforme.

  • La Edad del Bronce.

Tiene en el sureste de la península y en Baleares los focos más importantes de desarrollo. Aparece una sociedad urbana con gran especialización en el trabajo y sobre todo en la metalurgia. Este desarrollo se debió a grandes intercambios comerciales a través del Mediterráneo que provocaron la división del trabajo y una organización sociopolítica que permite hablar del nacimiento de un incipiente estado. El yacimiento más conocido de La Edad del Bronce es el de El Argar en la zona de  Almería  (1.700 al 1300). Los objetos metálicos sustituyeron a los realizados en piedra y hueso. Los poblados estaban amurallados en zonas altas. Se trata de las primeras culturas urbanas con una organización sociopolítica compleja.

En Baleares nos encontramos con la arquitectura  ciclópea, sin argamasa, en torno al año 1000 antes de Cristo, con construcciones de gran originalidad como Las navetas, las taulas y los talayots.

Durante El Bronce final destaca la llegada de la cultura de los campos de urnas de origen indoeuropeo que se extendió por Cataluña y Aragón cultura que  introdujo la práctica de la incineración.

1.2.4. La Pintura Levantina.

            Se desarrolló en el arco mediterráneo de la península y pueden fecharse durante el bronce. Incluye representaciones de la figura humana. Son pinturas monocromas, componen escena y representan tareas de campo como la recolección de la miel. Tienen una marcada sensación de movimiento. Destacan las de Cogull, Valltorta y Alpera.

2.1. LAS COLONIZACIONES DE LA EDAD DEL HIERRO. COLONIZACIONES HISTÓRICAS: FENICIOS, GRIEGOS Y CARTAGINESES. PUEBLOS PRERROMANOS.

EL contacto entre los pueblos prerromanos y las colonizaciones históricas se produjo durante la Protohistoria. Entendemos por Protohistoria el período histórico en el que aparecen las primeras referencias escritas sobre la Península Ibérica. En la Península Ibérica la Protohistoria coincide con la Edad del Hierro, es decir, aproximadamente el primer milenio a. de Jc. El hecho histórico más importante de este período es la entrada de diferentes pueblos en la Península. Desde el siglo X a.C. se produjo en el Mediterráneo una mayor actividad comercial protagonizada por civilizaciones que venían del extremo oriental. Desde el siglo VIII la península se convirtió en un objetivo estratégico en medio de las rutas comerciales atlánticas. A este periodo le conocemos con el nombre de periodo orientalizante.

2.1.2 Los Fenicios.

            Procedentes de la franja estrecha de las costas de las actuales Siria y Libano, los fenicios desarrollaron una intensa actividad mercantil  por el mediterráneo, actuando como enlace cultural entre Oriente y Occidente. Eran semitas y su cultura se denomina cultura púnica. Habían conseguido un gran desarrollo en las técnicas de navegación nocturna tomando como referencia La Estrella Polar. Sus ciudades-estado importantes fueron Tiro, Sidón y Biblos. En torno al siglo VIII se produjo la mayor expansión de poder talasocrático fundando colonias en Sicilia, Cartago y Cádiz. En ellas establecían factorías comerciales para comerciar con los pueblos autóctonos.

  1. Entre sus aportaciones destaca el alfabeto que constituyó la base de los alfabetos griego y romano. Se tiene constancia de factorías fenicias hacia el 800 a. C. en Cádiz y Sexi (Almuñecar). Comerciaron con los pueblos del interior, entre ellos Tartessos y enseñaron la salazón del pescado. Uno de sus objetivos fue la plata tartésica.   Entraron en decadencia tras la caída de Tiro en 573 a. C.

2.1.3. Los Cartagineses.

            Los fenicios fundaron Cartago hacia el XIII a.C. Llegó a ser la primera potencia del Mediterráneo occidental y entró en conflicto con potencias emergentes como Grecia y después con Roma. Entre los siglos V y III los cartagineses ocuparon parte del levante y el sur peninsular, donde realizaron su actividad comercial en torno a las factorías heredadas de los fenicios. Los romanos desarrollaron con ellos tres enfrentamientos bélicos, llamados guerras púnicas. Al acabar la primera en torno al 228 fundaron Cartago Nova centro de dominio peninsular. Después del resultado de la segunda y tercera guerra púnica contra Roma, los cartagineses fueron expulsados del territorio península.

2.1.4. Los Griegos.

Procedían de Focea. Fundaron la actual Marsella y la presencia en nuestra península se debió a la necesidad de conseguir minerales para esta colonia. A  partir del siglo VII los griegos fueron ocupando las zonas que habían controlado los fenicios, pero evitaron entrar en conflicto con los cartagineses. Los griegos fundaron Málaga, Rosas y Ampurias. En Ampurias se utilizaba la moneda como instrumento de cambio. El poder de Roma redujo la importancia de estas ciudades y después de la segunda guerra púnica, estas ciudades fueron romanizadas.

3.1. LOS PUEBLOS PRERROMANOS.

Los pueblos prerromanos de la península ibérica tienen un doble origen.

  • Un conjunto de culturas indoeuropeas, conocidas como celtas, invadieron la península en diferentes oleadas y se establecieron en el noroeste, el norte y el centro peninsular. Una vez aquí, se mezclaron con otros pueblos dando lugar a los celtiberos.
  • Mediterráneo. Son pueblos autóctonos o venidos del mar mediterráneo en busca de metales que se instalaron en el este y el sur peninsular y en el valle del Ebro. Se les conoce como iberos y poseían una cultura más desarrollada.

3.1.2 Los pueblos celtíberos.

            Como hemos indicado se instalaron en el norte y noroeste. En el norte los galaicos, los astures y los cántabros con una economía agrícola y ganadera. Los galaicos situados en el noroeste y con una base cultural celta. Comerciaron con los fenicios y se organizaron en una sociedad jerarquizada. A partir del siglo VIII a. C. se asentó en Galicia la cultura de los castros con poblados de chozas circulares.

Los galaicos no presentaban diferencias importantes con respecto a los astures y cántabros. La zona occidental de Asturias tuvo una mayor influencia celta por la frecuencia de relaciones con los grupos galaicos.

En el centro y oeste de la península vivían los carpetanos, arévacos y los vetones. Los carpetanos se asentaron en el centro peninsular, los arévacos en el valle del Duero y dedicados a la agricultura y los vetones asentados en las actuales Cáceres, Badajoz, Ávila y Salamanca. Estos últimos practicaban una economía ganadera y su manifestación cultural fueron los verracos con forma de toro o cerdo.

3.1.3. Los Pueblos Iberos.

            Desde finales del siglo VI a.C., la cultura ibera se consolidó en el este y sur peninsular como producto de la evolución de pueblos autóctonos en contacto con fenicios y griegos. En su economía estaban presentes la minería del oro y la plata, la agricultura y la ganadería y la industria del lino.

En el sur la organización política tenía carácter monárquico con reyezuelos locales y en el este, carácter aristocrático con un consejo de ancianos o senado de influencia griega. Sus manifestaciones artísticas más importantes fueron la cerámica pintada, la orfebrería y sobre todo, la escultura en piedra como la Dama de Baza y la Dama de Elche.

3.1.4. Los Pueblos Baleáricos.

            Los pueblos baleáricos están ligados a una cultura del bronce que se manifiesta en construcciones megalíticas como el talayot, la taula y la naveta. A partir del siglo V. a.C. fueron colonizados por fenicios, griegos y cartagineses y esto determinó un florecimiento económico.

3.1.5. Los Tartesios.

            La cultura de Tartessos tiene orígenes legendarios, abarcaba la mayor parte de la Andalucía actual y alcanzó su esplendor en el siglo VII a.C. Es el nombre mítico de un reino indígena que aparece reflejado en antiguas fuentes escritas de los griegos y quizá bíblicas, famoso por sus fabulosas riquezas. Se trata de una cultura bastante avanzada situada en Andalucía Occidental a caballo entre el Bronce Final y La edad del Hierro. Esta cultura entró en contacto con los fenicios en el siglo VIII a. C. y de este contacto se derivó un gran desarrollo económico con explotación masiva de plata, y cultural con desarrollo de una escritura propia, con sistemas artesanales, urbanísticos y funerarios bastante avanzados.

Tras este periodo de auge,  Tartessos entró en decadencia y desapareció a fines del siglo VI a. C. entre las obras de orfebrería más importantes se encuentra el tesoro de La Aliseda en Cáceres y el tesoro del   Carambolo en Sevilla.

3.1. 6. Los Vascones.

            Los vascones vivían en el norte y parecen ser los pobladores más antiguos de la península. Mantuvieron caracteres  identificativos muy acusados y duraderos a pesar de un cierto mestizaje con sus vecinos. Desarrollaron una economía agraria limitada que completaban con la ganadería.

           

Apuntes de Cristina Peral Gómez

.

Anuncios

Un pensamiento en “Tema 1. La Prehistoria y la Edad Antigua en la Península Ibérica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s