ARISTÓTELES

ARISTÓTELES

La teoría del hombre de Aristóteles

Aristóteles se contrapone Parménides que sostenía la inmutabilidad del ser : existen de hecho múltiples modos del ser. Partiendo de la certeza, dada por la evidencia, que los entes sensibles estén continuamente sujetos al devenir (y por lo tanto a corromperse y a morir) y a moverse, Aristóteles se ocupa, en un profundo estudio, del movimiento – entendido como el paso de un cierto estado del ser a otro – del tiempo y de los fenómenos físicos en general, proporcionando uno de los primeros estudios completos de la física.
Los conceptos cardinales de la Física aristotélica son:
-La sustancia: es aquello que queda a pesar del mutar. Un ser humano, por ejemplo, de joven pasa a ser viejo. Por lo tanto sufrió una mutación, pero siempre del mismo ser humano estamos hablando que por lo tanto lo podemos definir como sustrato.
-Los accidentes: Son los diferentes cambios que se pueden dar en los seres.

El principio de movimiento o cambio es algo consustancial a los seres. Los seres naturales tienen en sí y por sí mismos dicho principio, lo cual no ocurre en los seres artificiales en los cuales les es dado. El movimiento en los seres naturales va dirigido hacia el cumplimiento de su propia esencia, es decir, tiene una finalidad ( teleología ).
Existen distintos modos de movimiento o cambio:
· sustancial (generación y corrupción del ser);
· cualitativo (alteración de los accidentes no esenciales y con contenido del ser);
· cuantitativo (aumento y disminución: la cantidad del ser);
local (el desplazamiento, la traslación de un ser de un lugar a otro).

Para explicar todo movimiento o cambio Aristóteles utiliza los conceptos de acto y potencia. El ser se da en acto en relación con lo que es en un momento determinado y en potencia con respecto a lo que todavía no es, pero que con el cambio llegará a ser.
Por último señalar que para Aristóteles todos los seres están compuestos de materia y forma. La primera está contenida en la segunda. La esencia de los seres siempre estará en la forma (Teoría hilemórfica ).
De todos estos conceptos participa el ser del hombre como ser natural, es decir, posee sustancia, accidentes, principio de movimiento, materia y forma.
La teoría del hombre de Aristóteles no tiene connotaciones místicas como la de Platón. Para Aristóteles el hombre es un ser natural más, por lo que al analizarlo sigue la misma teoría que para el resto de seres, la teoría hilemórfica: Los seres se componen de materia y de forma.
La materia se identifica con el cuerpo, y la forma con el alma. Esta unión del cuerpo y el alma es una unión sustancial. (Para Platón se trataba de una unión antinatural), bien avenida. El alma no podrá existir separada del cuerpo, por lo que Aristóteles niega la inmortalidad del alma. Será el principio vital, es decir, aquello que dota de vida a los cuerpos, por lo tanto, todos los seres vivos tendrán alma. Hay distintos tipos de alma, y de ellos dependerán las funciones de los seres vivos:
– Alma vegetativa: (propia de los vegetales) a ella van unidas las capacidades de nutrición y reproducción.
– Alma sensitiva: (propia de los animales) a ella van unidas las capacidades propias del alma vegetativa más la del deseo, la del desplazamiento, la sensación e incluso la imaginación y la memoria.
– Alma racional: (propia del ser humano) a ella van unidas las capacidades de las almas sensitiva y vegetativa además de las capacidades de entendimiento y voluntad, propias del hombre.
Teoría del conocimiento de Aristóteles

Aristóteles rechaza la teoría de la reminiscencia de Platón, no existen las ideas innatas. El conocimiento tiene su origen en la experiencia ( método inductivo ), la primera facultad de éste es la sensibilidad. Mediante los sentidos se captan las cualidades de las cosas, se tienen sensaciones. La segunda facultad del conocimiento es el entendimiento paciente, que permite la reproducción mental de los objetos cuando no están presentes. Consiste en la formación de imágenes generales de la realidad todavía ligadas a la sensibilidad mediante la repetición de imágenes particulares de cada ser. La tercera facultad es el entendimiento agente, que actúa sobre la imagen despegándola de las características particulares y quedándose con el concepto universal Todo este proceso es conocido como abstracción.
Aristóteles distingue varias clases de ciencias:
1-Teoréticas: Las que se ocupan de lo más universal y que siempre es verdadero. La metafísica llamada filosofía primera se ocupa del estudio del ser en su más alto grado de generalización y abstracción, está más allá de la física. No es una ciencia particular, como lo serían las matemáticas y la física, las cuales tratarían de lo cuantitativo y lo cualitativo en cada ser, sino general, es la “ciencia del ser en cuanto al ser y de todo lo que esencialmente le conviene”.
Para Aristóteles la metafísica es la que da el axioma básico del conocimiento que es el Principio de no contradicción que dice: Un ser no puede tener un atributo y a la vez no tenerlo.
2-Prácticas: Las que conllevan una acción en el ámbito de la sociedad: Ética y política.
3-Poiéticas: Las que requieren una técnica constructiva en particular : Poética y música.
Teoría ética de Aristóteles

La ética de Aristóteles es eudemonista, es decir, que defiende que todas las acciones humanas tienden o van encaminadas a conseguir la felicidad ( eudaimonía ). Todas las acciones tienen un fin ( teleología ), que se identifica con el bien. La felicidad será el bien supremo. Muchas teorías éticas son eudemonísticas, el problema está en discrepar sobre qué es la felicidad. Para Aristóteles la felicidad consiste en lograr la perfección de la propia naturaleza humana, por eso, si queremos saber qué es la felicidad tendremos que hacer un análisis de la naturaleza humana. Un ser es feliz cuando actúa de acuerdo a su naturaleza, consiguiendo la máxima perfección respecto a eso.
El hombre es caracterizado por la razón y será feliz cuando viva de acuerdo con ella, es decir, cuando se dedique a actividades intelectuales. Para Aristóteles, la vida contemplativa sería la vida ideal, es el único modo de vida para el cual el hombre es autosuficiente. Pero como el hombre no es sólo razón, son necesarias otras cosas para conseguir la felicidad: ciertos bienes económicos, ciertos bienes corporales y la posesión de ciertas virtudes.
La virtud (areté )será la disposición del alma que consiste en una capacidad y una actitud permanente y preferencial para comportarse de un modo determinado, es una actividad. La virtud se consigue mediante el ejercicio y el hábito. Por ejemplo, para ser justo, hay que practicar la justicia. No se es virtuoso por naturaleza, ni tampoco basta la enseñanza. La virtud se consigue día a día.
Aristóteles hace una distinción entre dos tipos de virtudes, según los dos rasgos propios del alma racional.

– Virtudes dianoéticas: (entendimiento) son las virtudes intelectuales que consisten en la perfección del entendimiento de la razón, la ciencia, la sabiduría, la técnica, la prudencia, etc.

– Virtudes éticas: (voluntad) son las relacionadas con el dominio de la razón sobre los impulsos sensibles, las que perfeccionan el carácter. La fortaleza, la templanza, la justicia, la amistad, etc.

Aristóteles da otra definición de virtud ética, la define como justo medio. Es la actitud o el hábito de escoger el justo medio adecuado a nuestra naturaleza tal como es determinado por el hombre razonable y sabio. La virtud ética sería el justo medio o equilibrio entre dos extremos viciosos (un extremo vicioso por defecto y otro por exceso). Ejemplos: cobardía – valentía– temeridad; insensibilidad – templanza – Intemplanza.
Teoría política de Aristóteles

Aristóteles no concibe la política como algo separado de la ética. El fin último del hombre es la felicidad, que se consigue mediante la práctica de la virtud. La felicidad no se puede conseguir fuera de la polis, no se puede alcanzar de forma aislada.
Para Aristóteles, el hombre es un animal sociable ( zoom politikon ) por naturaleza, un animal político. Vive y necesita vivir en sociedad para poder desarrollarse. De forma aislada es incapaz de desarrollar sus capacidades. La sociedad es algo natural, y una prueba de esto es que el hombre está dotado de la palabra. El hombre no es autosuficiente, necesita de los demás y sólo en sociedad puede lograr la perfección de su naturaleza. En la sociedad, la primera comunidad es la casa (familia), de la agrupación de casas surge la aldea, y de la agrupación de aldeas surge la polis. La polis es el conjunto y como tal es superior a sus partes, es autosuficiente y en ella el hombre puede desarrollarse plenamente.
Aristóteles es más realista que Platón, de las formas de gobierno existentes ve cuales pueden ser válidas y cuales no. Distingue tres formas de gobierno válidas y tres no válidas. La diferencia está en si pretenden conseguir un bien común y un bien individual. Las válidas: monarquía, aristocracia y democracia, degeneran en las no válidas respectivamente: tiranía, oligarquía y demagogia.
Aristóteles se decanta por la Politeia, que sería un sistema intermedio entre la democracia y la aristocracia. En este sistema predominarían las clases medias, ya que ninguno de los ciudadanos preferiría otra distinta.
Por último señalar que el mejor Estado sería aquél que permite a sus ciudadanos desarrollar tanto las virtudes éticas como las dianoéticas. Éstas últimas virtudes en realidad sólo podrían alcanzarlas los hombres libres, no así los esclavos ni las mujeres.

El concepto de Dios

Los seres están compuestos de una sustancia que es corruptible, contingente. Aristóteles cree que sería absurdo pensar que estos seres provengan a su vez de una sustancia también corruptible y contingente. La solución más lógica sería la de admitir la existencia de una primera sustancia necesaria, que existió siempre y no puede dejar de existir. Aristóteles se refiere a ella como una sustancia divina.

– Esta sustancia eterna debe tener una naturaleza distinta a las demás.
– Es motor que se mueve a sí mismo.
– Es una sustancia única pues lo que proviene de ella no puede venir de varias cosas. Lo múltiple es el desorden.

Este ser que es acto puro no hay que entenderlo como una divinidad al modo judeo-cristiano, es decir como lo que da vida y crea lo existente y susceptible de veneración. Más bien Aristóteles este ser sería la Naturaleza misma que siempre ha existido y que tiene inteligencia. De este ser se ocuparía la metafísica de la que Aristóteles mismo afirma que se convertiría en Teología.

El dios aristotélico es que explicaría el movimiento y cambio en todos los seres. A partir de aquí lo llama causa primera incausada y se va a crear la teoría de la causalidad:

Las causas son el principio del cual algo procede. Son los factores necesarios para explicar un fenómeno cualquiera. Aquello a partir de lo cual se produce algo. La ciencia es el conocimiento de las causas de los fenómenos. Hay cuatro tipos de causas:
· Causa material: aquello a partir de lo cual se hace algo, es decir, aquello de lo que está hecho algo.
· Causa formal: (la forma), es el modelo ejemplar de lo que se hace, aquello que hace que algo sea lo que es, su esencia.
· Causa eficiente: es el agente o productor de algo, lo que desencadena un proceso o produce una cosa.
· La causa final: es el fin para el cual algo está hecho, la finalidad del suceso que se ha desarrollado.

La concepción de la naturaleza de Aristóteles es teleológica, es decir, se trata de una concepción finalista, la naturaleza actúa con un fin, que consiste en que los seres alcancen la perfección.